domingo, 19 de diciembre de 2010

De paso, cañazo


Seguimos con nuestra selección dominical de Tres mil historias de frases y palabras que decimos a cada rato, de Héctor Zimmerman, Editorial Aguilar.

“Hacer algo ‘de paso cañazo’ es entre nosotros obrar de refilón. Aprovechar el tiempo y el esfuerzo insumidos en una actividad para realizar otra adicional y, por lo general, impensada. Citarse con alguien para tratar un asunto determinado, por ejemplo, y ‘de paso cañazo’ pedirle un favor o exponerle una queja. El dicho nació de un refrán español –‘Al ave de paso, cañazo’- cuyo sentido es muy distinto. ‘Expresión que aconseja a los habitantes de un lugar’, explican los diccionarios, ‘tratar mal al extraño que no ha de volver a el. En especial, sugiere a los comerciantes abusar de quienes no son sus clientes habituales’. Refrán por demás antipático y para nada hospitalario que alienta a dar con la caña (o con un caño, para decirlo al modo nuestro) al pobre tipo en tránsito, ave de paso, que desconoce los usos y malas costumbre locales. Al llegar a América, la frase conservó la rima, pero cambió de forma y contenido. Cambió también la mala fe del refrán por una inocente picardía. Hacer algo ‘de paso cañazo’ es llevarlo a cabo como no quiere la cosa, por la simple razón del ‘ya que estamos’”.

1 comentario:

  1. Me encanta está selección de frases habituales que en general uno utiliza sin saber como surgieron algo así como una etimologia de frases

    ResponderEliminar