martes, 6 de diciembre de 2016

Polo, veinte años después


   Para mí son 33.

   Recuerdo la primera entrevista que tuve con Claudio, entonces con apenas 19 años, en la redacción recién salida de la clandestinidad de Aquí y Ahora, la revista de la Fede, que entonces dirigía, un talento que atropellaba, pese a su modestia: pichón de periodista había conseguido.

   Luego, pantallazos: sus primeras crónicas y notas, su abrazo el día del nacimiento de mi primera hija, Yamilé, en la sala de espera de la maternidad, en enero 1984, él último --días antes de su muerte-- cuando lo sentí tan cercano, pero irremediablemente lejos.

   En el medio,  el impacto irreversible que produjo su aparición en la televisión de la época y en miles de jóvenes periodistas su éxito, mientras aún veo una y otra vez malos imitadores de lo que nace solo una vez.

   Esa etapa, que reconozco viví con un orgullo al que (sabía) no tenía derecho, la seguí de lejos.

   En estas líneas, que tomo prestadas, las refleja la revista SUDESTADA:

"La aparición del programa de Polosecki a principios de los noventa representó algo más que una bocanada de aire fresco, fue la definitiva imposición de un estilo inédito en televisión.
"La clave fue detenerse en aquellas historias que ya nadie se preocupaba por escuchar. Esa nueva mirada que se instaló a partir del impacto de El otro lado se basaba en la búsqueda de historias que estaban allí, casi ocultas en las calles de Buenos Aires. El programa de Polo se encargó de correr las luces y enfocar la mirada hacia esas miles de historias escondidas en las sombras de la vida diaria y protagonizadas por ladrones, por vecinos, por trabajadores. Una verdad poética recorrió desde el principio su trabajo y generó una mística propia: lo extraordinario respira en lo cotidiano.

"Polosecki terminó sus días arrojándose bajo las vías de un tren el 3 de diciembre de 1996, dejando tras de sí una brumosa estela de dolor e interrogantes, pero también un legado artístico que resuena hasta nuestros días.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Este señor es un canalla...


 ESTE SEÑOR, CEFERINO REATO,  ES UN CANALLA, podría decir un observador imparcial, sin dudas y con autoridad, ante sus dichos y observando el declive manifiesto de su trayectoria en la última década, aun desde los bajos niveles que ostentaba cuando aún era periodista de Clarín.

   Dicho de otra manera, ES UNA CANALLADA decir que “FIDEL CASTRO APOYO A LA DICTADURA DE VIDELA” es una canallada, aunque sea mediante argumentos entre falaces y superficiales.

   De paso, la definición tambièn le cabe a ciertos trogloditas de una supuesta izquierda, e incluso a un gran poeta argentino y un mediocre –pero publicitado—periodista, de pobre pluma y gran aporte de los “papers” que suelen manejar los servicios de inteligencia, que han deslizado la misma tesis más de una vez en el muy progresista Página/12, y mucho antes de su actual cambio de dueño.

   JAMAS CUBA APOYO A LA DICTADURA DE VIDELA.

   REATO dice superficialmente que como James Carter tomó la bandera de los Derechos Humanos, principalmente contra los países socialistas, y Cuba, como parte de ellos “Al defender a Videla, Castro se estaba defendiendo a sí mismo”.

    Lo que no dice, y es difícil pensar que no lo sabe, es cómo actuaba este “ofensiva por los Derechos Humanos” de EE UU.

  Cuando EE.UU-Carter avalaba un proyecto ante la ONU y otros organismos internacionales acerca de Argentina, venia siempre “en bloque” con la condena a Cuba, a la Unión Soviética y otros países sociales. O o en realidad a la inversa: para condenar a los países socialistas, ubicaba en los proyectos de resolución algunos países como Argentina, Guatemala u Honduras, directamente incalificables, y a los que paralelamente seguía brindando asistencia encubierta, o no.

  ¿Debía Cuba y los países socialistas hacerle juego al proceso corrosivo contra el socialismo, y condenarse a sí mismo? Que Reato cite UN SOLO CASO en que Cuba negó apoyo a una condena a la violación de los Derechos Humanos en la Argentina y otras dictaduras latinoamericanas, que no incluyera a los países socialistas.

   No puede. Pero no vacila en mentir impunemente. Así de sencillo.

   CUBA ESTUVO SIEMPRE EN LA MIRA DE LA DICTADURA.

   Es más, durante la dictadura –lo que me consta pues fui jefe de Redacción de la corresponsalía de Prensa Latina en Buenos Aires entre 1976 y 1982,  las amenazas y la confrontación fueron constantes.

   Pero no fueron solo amenazas. EL EMBAJADOR EMILIO ARAGONÉS NAVARRO, Comandante del Ejército Rebelde durante el proceso revolucionario, y representante de Cuba en la Argentina desde el restablecimiento de relaciones durante el gobierno de Cámpora, FUE VÍCTIMA DE UN INTENTO DE ASESINATO, poco antes del Golpe.

   El 3 de agosto de 1976,  FUERON SECUESTRADOS LOS MILITANTES DEL PC argentino María Rosa Cancere y Ricardo Manuel González,  que realizaban trabajos de limpieza y mantenimiento en la Embajada de Cuba, Virrey del Pino 1810.

   El 9 de agosto de 1976 SECUESTRAN EN BUENOS AIRES A DOS JÓVENES DIPLOMÁTICOS CUBANOS, Crescencio Nicomedes Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias, de quienes mucho más adelante supimos murieron torturados en el Centro Clandestino de Detención (CCD) Automotores Orletti, y base de tortura del Plan Cóndor, y recién en 2012 y 2013, casi 37 años después,  sus cuerpos fueron hallados  en un barril relleno de cemento en Virreyes, frente el aeródromo de San Fernando,  e identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

  Cuba reclamó con toda energía, redoblada cuando la Cancillería de la dictadura  “informó”, con la metodología y el cinismo habitual, que LOS DIPLOMÁTICOS HABÍA “DESERTADO PARA BUSCAR LA LIBERTAD”. El periodista estadounidense John Dinges, reveló que el agente de la CIA, Michael Townley, y el cubano-estadounidense Guillermo Novo Sampoll viajaron a la Argentina para interrogar a Cejas Arias y Galañena Hernández. “Ellos cooperaron en la tortura y el asesinato de los dos diplomáticos cubanos”, declaró ante la jueza María Servini de Cubría el represor Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la DINA, la policía secreta pinochetista. Townley fue el autor del asesinato en 1976 en Washington de Orlado Letelier, canciller de Salvador Allende,

    En noviembre de 1976 SECUESTRAN A VARIOS COMUNISTAS QUE TRABAJABAN EN LA REPRESENTACIÓN COMERCIAL DE CUBA EN LA ARGENTINA. Luego de pasar por los CCD, pocos de ellos aparecen con vida, entre ellos Claudia Gorban, miembro de una familia casi legendaria de militantes de Banfield.


   Pese a toda esta evidencia,  REATO escribe sin pudor,  es un cultor de la definición de que “la cifra oficial son 6.348 desaparecidos”, por la que lo mima un programa televisivo, editoriales y diarios,  y  no vacila en autodenominarse periodista, y “de investigación”, para vergüenza de los que lo son.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel en mi hogar, y fueron varios...

 
Mi recuerdo: pequeño, personal, intimo
  ¿Se puede –hablo de “poder” física e intelectualmente—escribir acerca de Fidel en estas horas urgentes y dolorosas luego de su muerte?

   Si. Sin duda.

   Pero no es mi caso, ni seguramente el de muchos de quienes integramos las generaciones de los 60 y los 70, los que supimos en su momento, y luego leímos o publicamos –aun en medio de las más férreas dictaduras y el odio visceral del imperio- una y mil veces las fotos de la entrada triunfal de los “barbudos” en la capital cubana. Para los que prácticamente memorizamos (y hasta nos animabamos a intentar imitar) su voz potente y envolvente al leer la Segunda Declaración de la Habana, aquella que decía que sí, ahora, sí, “la historia tendrá que contar con los pobres de América, con los explotados y vilipendiados de América Latina, que han decidido empezar a escribir ellos mismos, para siempre, su historia”. 

   Otros ya lo recuerdan, analizan su tiempo y su legado, reivindican su lucha dentro y fuera de Cuba. En el continente. En el mundo. Y es su pueblo el que mejor lo hace con el llanto del amor, el agradecimiento, y el respeto de quién cambió su historia, y demostró que era posible hacerlo, por primera vez en Nuestramerica.

  
Prefiero, o solo puedo,  rendirle un homenaje íntimo, pequeño y personal si se quiere; con retazos de la increíble historia que unió a Cuba y mi familia desde que era un niño, cuando en 1960, mi padre participo en La Habana de la primera Conferencia Internacional de Solidaridad con Cuba, junto a Cooke, a Salvador Allende, al inmortal muralista Siqueiros, y otros figuras de la política, el arte, la cultura del mundo.

   Sabíamos por su relato y sus testimonios escritos de las largas charlas con Fidel, con el Che, con Carlos Rafael Rodríguez y otros líderes revolucionarios. Que a su vuelta defendió el proceso revolucionario pese a la resistencia de algunos muy importantes dirigentes de su propio partido y firmó de puño y letra páginas imborrables para reivindicarlo. Que, poco después, cursado yo 1º Superior (así se denominaba entonces el segundo grado de la escuela primaria pública) fue apresado durante años luego de un acto en solidaridad con Cuba, en la Facultad de Derecho de Buenos Aires, durante el “democrático” gobierno de Arturo Frondizi, un presidente de la Nación que frente a la mujer de un antiguo amigo encarcelado por su gobierno tuvo la caradurez de decir: “No puedo hacer nada Zulma, es un preso de la embajada y la CIA. Dicen que lo enviaron Fidel y Guevara para organizar la guerrilla en nuestro país”.

   Personalmente, lejos estaba de soñar siquiera que 16 años después, y durante toda la dictadura, yo sería jefe de Redacción en Buenos Aires de la agencia Prensa Latina,  fundada en la Habana turbulenta de 1959 por argentinos legendarios como Rodolfo Walsh, Jorge Masetti, Rogelio “Pajarito” García Lupo. Entonces el elegido fui yo: la CIA, en documentos de la época, pero desclasificados pocos años atrás, me catalogó como un “oficial (militar) de Inteligencia de Cuba”. Un honor sin duda, aunque no fue cierto.

Saludo (cifrado) de Fidel, luego de
muchos meses de trabajo junto
a su hermano Rodolfo,
en el tema la Deuda Externa
   O que, ya a mediados de los ’80,  con mi hermano Rodolfo, durante la crisis de la Deuda Externa, con la cual Fidel desenmascaró en maratónicas jornadas el carácter depredador y mortal para nuestros pueblos del capitalismo financiero y trató de enfrentarla sin éxito con una coalición de los pueblos latinoamericanos,  trabajaríamos con él, la mayor parte del tiempo a la distancia, para finalmente escribir la intervención que firmara el entonces secretario del PC local, bajo el tituló “FMI o Pueblo”, que instaló en aquellos años en el imaginario popular esa histórica consigna junto a “Moratoria ya”. De esos días recuerdo una valoraciòn especial de Fidel por nuestro trabajo, dirigida al Comité Central del PC, perdida, o no en sus archivos, y una dedicatoria/mensaje encubierto,  que atesoro y por primera vez hago pública.

   Años después aparecieron,  y desaparecieron,  en algunas de las tantas casas de las que huíamos año tras año,  las fotos de mi padre con el Che, de sus distintos encuentros con Fidel.

   Pero no era todo.

   Apenas unos meses atrás, cuando la Biblioteca Nacional clasificó con el asesoramiento de mi sobrino Javier la parte que sobrevivió a las persecuciones de su archivo personal en el y activo “Fondo Fernando Nadra”, nos descubrimos con mis hermanos como “destinatarios” (niños de 7, 11 y 12 años, respectivamente) de una saludo manuscrito de Raúl Castro, para aquellos chicos argentinos, en una no menos insólita credencial – tan oficial como artesanal, casi rustica, sin recursos, con más convicción que infraestructura—de mi padre como miembro de la delegación argentina.
Dedicatoria de Raùl Castro a los hijos de
Fernando Nadra, entonces de 7, 12 y 11 años de edad,
 respectivamente, en su "credencial"  como
delegado oficial argentino ante el
I Encuentro Latinoamericano de Solidaridad con Cuba.


Son las tres fotos que comparto con este recuerdo, íntimo sin duda, pero con fechas que atraviesan la historia de país y el continente.


“Fraternalmente”, como me escribiste, Hasta la Victoria Siempre Comandante.

martes, 22 de noviembre de 2016

¡Nos encontramos el 1º de diciembre! (IV)


El jueves 1º de  diciembre, en el Auditorio de SADOP, Perón 2625, entre Paso y Castelli, a las 18.30,  Mercedes Marcó del Pont será la cuarta integrante del panel que me acompañará para presentar, y debatir mi libro  ““DE KIRCHNER A MACRI. Crónicas de una derrota”.
Mercedes es, para mí, mucho más que la brillante Licenciada en Economía (UBA), con un Master en Desarrollo Económico en la Universidad de Yale (EE.UU).

Mucho antes de titular del Banco Nación,  diputada Nacional por el FpV y Presidenta del BCRA, fue mi amiga y compañera en cada uno de los espacios más relevantes de resistencia al avance del neoliberalismo: la fundación de la CTA, su colaboración en la redacción del Plan Fénix, o como integrante del Frente Nacional contra la Pobreza, cuando intervenir en esa batalla implicaba el desierto mediático y político.

Hace casi 20 años, con el puente que tendió entre nosotros Héctor Valle, ese gran economista y ser humano que perdimos hace ya casi un año, la conocí y con ambos la labor de FIDE, con una trayectoria que ya incluía el enfrentamiento a Martínez de Hoz, el anticipo del fracaso inevitable del Plan Austral y, luego de la convertibilidad de Cavallo, para escándalo de la prensa canalla.

Traigo, aquí, para recordar aquellos tumultuosos días, las palabras de Héctor, de mi compañero Héctor Valle, para expresar públicamente su solidaridad con Mercedes:
 "No sólo por sus ya probadas virtudes técnicas, la inteligencia de que está dotada, algo que explica su capacidad didáctica para explicar las cuestiones más complejas de la economía, sino, fundamentalmente, porque es una persona de bien. Y por eso yo pongo las manos en el fuego, algo que no suelo hacer. Paradójicamente, esas virtudes la convierten en un blanco móvil para la oposición. No es fácil ganarle un mano a mano a la hora de discutir ideas, la lógica del amontonamiento opositor prefiere entonces removerla".

Considero mi obligación añadir algo que Valle no dijo, y que Mercedes jamás insinuó, leales como fueron al rumbo general del gobierno de Néstor y Cristina:

El kirchnerismo –es MI opinión-- tiene entre sus páginas a revisar muy críticamente la designación de Prat Gay y Redrado al frente del Banco Central, pero al mismo tiempo la nula energía para defender a Mercedes y producir su reemplazo por un oscuro representante del lobby bancario, ante el silencio cómplice de buena parte de lo que gusta autodenominarse “progresismo”.


Por eso, el 1º de diciembre, entiendo la presencia de Mercedes como un mutuo compromiso de amistad  e ideales, sin ocultar nuestros matices y diferencias, pero inquebrantables.

lunes, 21 de noviembre de 2016

¡Nos encontramos el 1º de diciembre! (III)


Cuando presente “DE KIRCHNER A MACRI. Crónicas de una derrota”, Itai Hagman tal vez sea el único de la Mesa del que NO puedo decir que es mi amigo, al menos todavía. Un par de años de conocimiento no es suficiente para tamaño adjetivo, pero tal vez simbolizan buena parte del mensaje de “mano tendida entre las viejas y nuevas generaciones de luchadores” que vengo proclamando, y tambièn del eco que siento obtiene.

Economista, fue presidente de la FUBA, actualmente referente del Movimiento Patria Grande, comprometido con un camino, que respeto profundamente, por reconstruir una izquierda popular, anticapitalista, antimperialista, internacionalista, en la lucha por un socialismo para el siglo XXI: con “La Mella”, con “Mala Junta”, con su participación en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Fraternalmente, entonces, compartiremos la Mesa el JUEVES 1º DE DICIEMBRE en el Auditorio de SADOP, Perón 2625, entre Paso y Castelli, CABA, a las 18.30.


domingo, 20 de noviembre de 2016

¡Nos encontramos el 1º de diciembre! (II)


Jorge Schussheim es otra figura, querida y admirada, que me acompañará cuando presente “DE KIRCHNER A MACRI. Crónicas de una derrota”, en el AUDITORIO de SADOP, el jueves 1º de diciembre, a las 18.30 horas.


Ya casi leyenda del talento argentino desde I Musicisti, el grupo musical predecesor de Les Luthiers, hasta su brillante adaptación de “Toc Toc”, todavía en la cartelera porteña, ¿Qué área del saber y la cultura, en todas sus formas no lo vio aportarle lo suyo?

Músico, letrista, escritor, libretista, actor, cocinero, humorista, director de coro, publicista, la política y el compromiso siempre fueron parte de esa trayectoria, poniendo el cuerpo –y aquí tambièn—el talento que queremos.

sábado, 19 de noviembre de 2016

¡Nos encontramos el 1º de diciembre!

Hugo Barcia, periodista, escritor, peronista visceral y racional, autor del mìtico "La Carpa de Alì Baba" junto a "Croqueta" Invancich, para desnudar casi en soledad el rumbo menemista, es uno de los amigos --en este caso del alma-- que me acompañarà en la Mesa cuando presente "DE KIRCHNER A MACRI. Crónicas de una derrota", el JUEVES 1º DE DICIEMBRE EN EL AUDITORIO DE SADOP, Peròn 2625, entre Paso y Castelli, a las 18.30. Vale decir que, ademàs, es autor del polèmico Prologo...