miércoles, 24 de mayo de 2017

Elecciones, unidad electoral, militancia y Poder Popular


   Los intendentes van y vienen. Unas veces son más, otras menos.
   Los gobernadores intentan meter su cuchara.
   El panorama es confuso.
   Queremos creer que se está discutiendo la mejor manera de enfrentar estas elecciones de medio término, como parte de la construcción de una alternativa que frene la expropiación antipopular del macrismo y gane el gobierno en 2019.
   Pero es hora, hace mucho que es hora, que la dirigencia social y política intermedia y toda la militancia que apenas lee o escucha acerca de los encuentros de cúpula por los medios, pongan la impronta, aunque seamos pesimistas que alguien la convoque o escuche, al menos con vista a estas elecciones de octubre.
   “Es lo que hay” dirán algunos, pero entonces eviten agitar livianamente conceptos vitales como “protagonismo popular” o “empoderamiento”. Admitan que –en el mejor de los casos—se impondrá un frente electoral, jamás un centro coordinador de la resistencia y la lucha, el único camino efectivo frente a la brutal ofensiva que soportan trabajadores, productores, industriales y comerciantes.
   ¿Cómo hubieran trascurrido estos 17 meses con un centro político coordinador, asentado en barriadas, casas de estudio, fábricas y lugares de trabajo?
   Creo, me esfuerzo en creer, que es alentador que se busque la “unidad” de peronismo y un gran frente  nacional frente al neoconservadorismo, así sea electoral.
   Sin embargo, esas definiciones generales, que en otras épocas despertaban entusiasmo en mis compañeros, hoy me provocan, nos provocan, justificado escepticismo.
   Ya hemos visto como senadores y diputados que fueron puestos a dedo en las listas, y por el presuntamente mejor “dedo” (varios de ellos funcionarios designados durante las gestiones kirchneristas, y algunos en funciones hasta el traspaso del mando), avalaron con su voto las peores políticas macristas.
   Por eso considero un paso adelante que se plantee la unidad en concreto: alrededor de “diez o doce puntos”, compromiso de honor de los candidatos ante el pueblo.
   Pero, a mi juicio, este paso es insuficiente para producir un avance en las legislativas que, al mismo tiempo, prepare el camino para recuperar el gobierno en 2019, para reparar el daño –nuevamente—causado por las políticas neoliberales, y asumir un curso de firme profundización nacional, popular y latinoamericanista, que para ser tal deberá plantearse una superación total del camino recorrido, con medidas de neto corte anticapitalista, aún dentro de los márgenes de este sistema.
   ¿Por qué es valioso pero insuficiente comprometer programáticamente a los candidatos en un frente electoral amplio, sea con listas de “unidad” o mediante las PASO?
   Por la misma razón que puede explicar, en parte, por qué el macrismo triunfó luego de doce años de un gobierno que, si bien es cierto que no tocó puntos neurálgicos del poder real en la Argentina, mejoró la distribución de la riqueza, recuperó conquistas históricas e incorporo otras nuevas e incluso por encima del “reclamo popular”.
   La unidad debe ser concreta, programática, pero también para la acción.
   Fuera de la fraseología, y las convocatorias al vacío, JAMAS se planteó seriamente en estos años la construcción de una fuerza propia (propia, no de incondicionales) que diera sustento a los avances, los apoyara y defendiera, pero a la vez empujara desde abajo cambios profundos e irreversibles.
   JAMÀS se intentó asentar territorial y sectorialmente el frente nacional, como frente, no como tribus que disputan (y reciben discrecionalmente) su porción de poder, así sea con un sentido popular.
   Muchos esfuerzos y recursos se perdieron en supuestos atajos, o en acuerdos cómodos con quienes, si ya no cruzaron directamente de vereda,  pasaron de la poco digna obsecuencia a críticas convenientemente personalizadas, vacías de reflexión política sobre la incapacidad gubernamental, y la propia, para construir poder popular.
  Ésta acotada y limitada reflexión no pretende ser una crítica de improviso iluminada, mucho menos propone autocríticas televisivas en los medios monopólicos.

   Es, así lo siento, un aporte más de alguien que no dejó un día de embarrarse hasta el cuello en la defensa de todo lo bueno, y resignar mantos protectores, políticos y económicos, aun siendo marginado en más de una oportunidad, para disentir y reclamar “ir por todo”, con el soporte ineludible de la construcción de militancia y poder popular: para defender y empujar a un gobierno, como pudo haber sido, o para resistir las ofensivas antipopulares, como debería ser.

jueves, 11 de mayo de 2017

Mugica-Nadra: el diálogo entre católicos y marxistas


Con la ayuda de Dios estaré dispuesto a dar mi vida por el Evangelio, pero no para defender estructuras capitalistas, aun cuando ellas estén en la Iglesia.
Carlos Mugica, “Dialogo entre católicos y marxistas”, Buenos Aires, 1965.


   Un día como hoy, 11 de mayo de 1974, la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) asesinaba al padre Carlos Mugica.

   Nueve años antes, el 18 de octubre de 1965, con apenas 13 años, sin alcanzar a comprender la trascendencia del momento, mezclado en una multitud que parada colmaba el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, escuchaba dos católicos, uno de ellos un joven  sacerdote de 35 años, entonces casi desconocido, el otro un dirigente universitario; y dos marxistas, uno de ellos mi padre, iniciar formalmente en la Argentina el “Dialogo entre católicos y marxistas”.

   Anoche, todavía conmovido por la marea de pañuelos blancos que desbordó masivamente la Plaza de Mayo para repudiar un nuevo intento de impunidad para los genocidas, comencé a ver en las redes los madrugadores recuerdos del sacerdote-mártir, y acudí a un folleto–hoy casi inhallable—que reproduce aquel dialogo entre Carlos Mugica, Guillermo Tedeschi, Juan Rosales y Fernando Nadra, .

   Es impactante la lectura de aquel diálogo, y por su profundidad y contundencia, irreproducible. Pero elijo algunas frases al azar:

CARLOS MUGICA

Antes de comenzar a leer mi breve contribución, quiero decir que siento una gran emoción de estar aquí junto a todos los que me acompañan, así sea porque sencillamente ni son anticomunistas ni son anticristianos, sino que precisamente están luchando en favor de algo para bien de un mundo nuevo, un mundo que todos queremos cambiar para que cada persona realmente pueda vivir como un ser humano y tenga toda la dignidad que merece, precisamente por ser humano.
La Iglesia vive tiempos de renovación y siente cada vez más la necesidad de abrirse a los hombres, de dialogar con ellos. Está en estado de revolución permanente, en función de un ideal futuro y que ya se está realizando ahora. Iniciado el diálogo con las otras religiones, ha llegado el momento de hacerlo tambièn con los hombres no creyentes, especialmente con aquellos que como nosotros los cristianos, desean un mundo nuevo en que haya verdadera paz y justicia para todos los hombres.
Por eso estamos aquí en esta aventura de intentar algo juntos, católicos y marxistas, sin ocultar nada, sin dejar de lado las profundas diferencias que doctrinariamente nos separan.
(…)
Así como nosotros los cristianos comprendemos ahora los valores del marxismo y reconocemos en ellos elementos entrañables de  nuestro cristianismo que más de una vez hemos ignorado, yo le pido a nuestros amigos  marxistas que con toda honestidad revisen su actitud para con los religiosos como ya lo están haciendo muchos despojados de todo sectarismo en las filas de ustedes.
(…)
Voy a decir algunas palabras que quizá me puedan traer inconvenientes, pro no me importa porque yo quiero servir a la verdad y al Evangelio, como creo que todos los que estamos aquí queremos servir a la verdad, y por eso siento en mi conciencia que tengo que decir que ha llegado el momento de que cortemos con una solidaridad que los hombres de la iglesia repudiamos: la solidaridad con el capitalismo y con cierta concepción de la propiedad privada. Con la ayuda de Dios estaré dispuesto a dar mi vida por el Evangelio, pero no para defender estructuras capitalistas, aun cuando ellas estén en la Iglesia.

Casi inhallable, y con impactante vigencia,  reproduce el
intercambio entre catòlicos (Mugica y Tedeschi)
 y marxistas (Rosales y Nadra)

FERNANDO NADRA

Antes que nada quiero decir, como el Padre Mugica, que siento una profunda emoción.
Tengo dos razones para ello, que quiero exponer previamente: soy, como ustedes, un estudiante, un viejo estudiante si prefieren; he vivido en mis años universitarios las grandes jornadas de la lucha antifascista y ahora me siento cómodo en medio de una juventud tan entusiasta y valerosa; además –como signo de los tiempos—es la primera vez que ocupo la tribuna con amigos católicos, juntos a tantos católicos como los que están aquí, los que, como dijo el Padre Mugica, están dispuestos a tomar en serio el Evangelio y a construir en la tierra ese cielo con el cual tanto han soñado.
(…)
Este mismo diálogo y la lucha en común, por sobre las diferencias, forman parte de un vasto y profundo proceso que se ha reiniciado. Y que tiene sus antecedentes. El Padre Mugica ha citado a Thorez. E hizo bien. Porque el dirigente del Partido Comunista de Francia ya en 1936, formulo la llamada política de “mano tendida”, dirigida a los católicos, con el fin de luchar en común contra el fascismo y la invasión hitleriana.
(…)
Algunos se preguntan si esta unidad, en el diálogo y en la lucha, es solo circunstancial o puede durar mucho tiempo.
Es claro que tenemos un largo período de trabajo en común por delante. Debemos resolver juntos los problemas nacionales, que no son pocos. Debemos contribuir a crear juntos un nuevo tipo de gobierno, auténticamente democrático y popular. Debemos luchar juntos para terminar con la carestía de la vida, la miseria, la súperexplotación, la falta de libertades democráticas para todos; en una palabra debemos poner fin a las lacras sociales de las que habla el Padre Mugica. Juntos tenemos que terminar con la dependencia del imperialismo yanqui,  con las garras asfixiantes del FMI. Es decir, hay mucho que hacer juntos, y todo este trabajo que debemos realizar luchando y dialogando nos ofrece una larga perspectiva de unidad.

Pero, luego, tenemos que construir juntos una sociedad más avanzada y justa, que nosotros llamamos socialismo. Y debemos, entonces, estar unidos. La experiencia nos irá diciendo cuáles son las ideas mejores las que tienen mayor vigencia.

sábado, 6 de mayo de 2017

España: Fernando Nadra en monumental obra sobre los intelectuales y la Guerra Civil


La publicación en nuestro país del volumen “Argentina y la guerra civil española. La voz de los intelectuales”, originalmente editado por Calambur, Madrid,  2012,  forma parte de un colosal proyecto de investigación que, bajo la dirección del profesor británico Niall Binns, prevé la compilación de 19 tomos en los que, mediante la radiografía de los campos literarios de otros tantos países latinoamericanos, se rastreen las resonancias provocadas sobre los mismos por el episodio bélico del 36.

En este volumen puede leerse una breve semblanza de Fernando Nadra, anticipo de la reproducción de un poema de su autoría, escrito a sus apenas veinte años,  y publicado dos años después.

Textual, del libro de Binns:

FERNANDO NADRA
(Tucumán, 1916-Buenos Aires,  1995)

Fernando Nadra llegó a la política en su primera juventud. Encarcelado por primera vez a los 14 años, como dirigente estudiantil en la toma del Colegio Nacional Mitre, sería más tarde presidente de la Federación de Estudiantes Secundarios de Tucumán y luego presidente de la Federación Universitaria Argentina. En 1938 publicó su libro “Visión de Cumbre”, que incluye “Canto a la mujer ibera”. Nadra se afilió al comunismo en 1939 y seguiría siendo uno de los grandes dirigentes e intelectuales del Partido hasta presentar su renuncia, en medio de una agria polémica, en 1990.
 
Primer libro de poemas de Nadra, que
 incluye el citado "Canto a la mujer ibera"
“Canto a la mujer ibera”
(Claridad, 329,  septiembre de 1938)

Sordos huracanes,
desencadenados,
azotan a España:
Tumulto de un pueblo,
revuelto y airado,
que su voz levanta.

Y el mutismo grave,
que estruja protestas,
filtrando amenazas,
rasga en estampido
de guerra, el estruendo
de las clarinadas.

En la inacabable
serie de eclosiones
que hilvanan la Historia,
la Mujer Hispana,
Que sembrando amores
cubrióse de gloria;
con el dulce gesto
de su alma de madre,
surge en esta brega,
y, entre embates,
recibe el bautismo
de las epopeyas.

Santidad profana
de heroicas doncellas
que una era inauguran,
donde los Derechos
y las Libertadas,
su yugo sacuden.

La sangre de aquellas
mujeres de Arabia,
corre en vuestras venas;
mujer que a la grupa
de su hombre, templaba
su fe en la pelea;

que el tosco mendrugo
para vuestros hijos,
defendéis audaces,
con la misma furia
que el sustento buscan
las hembras salvajes;

que entre los escombros
y los peñascales:
sobre Gudarrama,
vertís vuestra sangre,
rojas poluciones
fecundando España:

que dejando el arma,
bajo el nombre humilde
de hermana enfermera,
lleváis la esperanza,
para aquellos ojos
que la muerte ciega.

Para aquellos ojos
de padre o de hermano:
de novio; así fueran
de un desconocido;
pero siempre un héroe
de la España Nueva.

Mujer española,
“llena eres de gracia”,
de gloria eres llena;
libertad eterna
reclama tu sangre
tiñendo la tierra.

Mujer española,
“llena eres de gracia”,
de gloria eres llena;
contrae el mañana,
con tus sacrificios,
impagable deuda.

Mujer española,
como una apoteosis
a tu heroica enseña,
la Humanidad grata,
rumbo hacia tu puerto

despliega sus velas.

jueves, 4 de mayo de 2017

Violencia

En los inicios: represión a los trabajadores de Cresta Roja
   Marxista visceral, parafraseando a Saramago, vengo de una tradición política que siempre condenó la violencia ejercida por grupos, pequeños o grandes, que pretendían –o creían poder-- reemplazar al pueblo, que organizado y consciente debe elegir el tipo de sociedad en la que vivir, pero también resistir los atropellos, el desconocimiento de los derechos adquiridos y la represión.
   Al mismo tiempo sostuve, y sostengo, como lo prueba la historia, que SIEMPRE es la violencia de arriba la que provoca la violencia de abajo.
   En estos 15 meses SE HA DESATADO UNA VIOLENCIA INUSITADA CONTRA EL PUEBLO:  robo a los más pobres para enriquecer aún más a los poderosos; quiebra de la industria, de los pequeños y medianos productores y comerciantes; brutal intento para desmantelar nuestros avances en ciencia y tecnología, es decir de nuestro sueño de ser un país soberano e plenamente independiente; despidos, suspensiones alimentando sin piedad la angustia en cada hogar; burla abierta al Congreso y la Justicia, con la complicidad de no pocos de sus integrantes, por lo que tenemos la tan cacareada República en terapia intensiva.
El Dialogo
   También el abierto negacionismo sobre el plan sistemático de exterminio dictatorial, y hace pocas horas, con el 2x1, la provocaciones cortesana a las víctimas del genocidio, las mismas que asombraron al mundo al no producir NINGÚN HECHO DE VENGANZA NI JUSTICIA POR MANO PROPIA EN 41 AÑOS, cuando otros pueblos se desangran en espirales de revanchas y contra revanchas interminables.
   Nadie pretenda confundir esta reflexión, o llamado si se quiere, con una convocatoria al derrocamiento del gobierno, o la subestimación de la democracia que hemos conquistado y defendido. Pero ganar una elección no otorga derecho a violentar las reglas del juego democrático. Mucho menos a saquear y hambrear al pueblo, a hipotecar la Patria para esta y las futuras generaciones.
   Son ellos quienes barren con derechos, gasean y golpean trabajadores.

   Son ellos quienes se preparan –se arman e intentan disfrazar jurídicamente--  para una escalada represiva metódica y planificada.
   Quienes “lloran” y nos acusan de promover el “Club del Helicóptero”, lamentan la autoinmolación del gobierno de la Alianza, pero olvidan lo esencial: la democracia pudo recuperarse, pero la tragedia de las vidas perdidas en la represión NO.

   No queremos más presidentes que traicionan el mandato popular y deben huir en helicóptero, pero mucho menos al pueblo golpeado y fusilado en Plaza de Mayo en diciembre de 2001.
   El movimiento popular, sin conducción política unificada y fragmentado en mezquinas tiendas no debe caer en la provocación, pero tampoco esperar pasivamente que barran con sus conquistas o lo masacren impunemente.

   El debate YA está planteado. 

domingo, 30 de abril de 2017

Madres: 40 años despues

La primera...
Clarín en su tapa ignora que hoy se cumplen 40 años de la primera marcha de las Madres. En realidad no “encuentra” unas líneas para el tema en las más de 120 páginas de su edición dominical.
   Tampoco, al menos en su portadas, La Nación, La Prensa, y otros, que repiten la infamia de su complicidad, y en el caso de los diario de Magneto/Noble y los Mitre, la apropiación conjunta de Papel Prensa, con la dictadura genocida.

   Página/12, en cambio, ofrece el estremecedor relato Mirta Acuña Baravalle y Haydée Gasttellú de García Buelas, las únicas dos protagonistas vivas de aquella primera ronda de 14 (catorce) madres. ¿Las que ya no están? : Azucena Villaflor de De Vincenti (primera presidente de Madres, luego secuestrada y asesinada junto a otras fundadoras y protagonistas del movimiento) Berta Braverman, María Adela Gard de Antokoletz, Julia Gard, María Mercedes Gard y Cándida Gard (4 hermanas), Delicia González, Pepa Noia, Kety Neuhaus, Raquel Arcushin, Elida De Caimi y una joven cuyo nombre aún se desconoce.

   Otro matutino, rinde sentido homenaje, con un error bastante común, y repetido: dice que estuvieron solas.

   No fue así.

   Lo explica, en sus palabras, Haydée Gasttellú de García Buelas, en el reportaje citado: además de girar en torno a la Pirámide, también organizaban visitas a organismos del Estado, presentaciones de hábeas corpus, acudían a Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, que muchas de ellas ya conocían; a la Liga Argentina Por los Derechos del Hombre (LADH) y a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos  (APDH), que actuaron desde el primer día del Golpe. “Nos juntó la búsqueda de nuestros hijos e hijas, no es que decidimos conformar una organización con determinados intereses. Sobre la marcha fuimos naciendo”, remarca Mirta, quien no solo fundó Madres, sino también Abuelas de Plaza de Mayo junto a otras mujeres que además de buscar a sus hijos o hijas querían encontrar a sus nietos”.

Mirta Acuña Baravalle y Haydée Gasttellú de García Buelas,
 las únicas dos protagonistas vivas de aquella primera ronda


   Si 1976 fue un año de terror, también es cierto --y pocos, muy pocos, cuentan la historia-- que jóvenes de distintos partidos impulsamos a días del golpe el trabajo “a tristeza” de los sindicatos, las revistas artesanales de los colegios secundarios o la lucha contra el arancelamiento en la universidad, mostró inmediatamente la primera resistencia popular a la dictadura, 1977 fue el que permitió gritar al mundo la existencia de los “detenidos-desaparecidos” y la foto de las madres recorrió y conmovió al mundo.

   Recuerdo que aquel lluvioso 30 de abril de 1977 estuve junto a ellas con una delegación de las Juventudes Políticas, en plena y dificultosa reconstrucción, decisión que tomamos en la LADH, lugar de los primeros encuentros de Madres y Familiares de Desaparecidos y detenidos por razones políticas.

   De aquella presencia dio cuenta el entonces joven cronista de la agencia Noticias Argentinas Fernando Del Corro, quien puso el cuerpo solidario, pero además realizó una crónica que lógicamente nadie publicó en el país, pero tuvo repercusión en las agencias extranjeras.

   Aquel 30 de abril, tal vez el de “circulen, circulen” que pario las rondas que primero fueron los viernes, y luego los jueves (por “cábala” vale recordar) las Madres no llegaron a completar una vuelta y fueron desalojadas, con fuerza pero sin represión.

   Meses más tarde, ya centro de atención de todos los periodistas extranjeros, la represión fue brutal el 14 de octubre de 1977.

   Personalmente se me confunden los recuerdos y las fechas precisas: los recortes, apuntes y archivos se perdieron, y reconstruyo de memoria, y en este caso con el recuerdo de Marta Rosin, militante de la Fede y luego Brigadista en Nicaragua, ahora inclaudicable militante en la lucha docente:

   "Eran las Madres y un puñado de jóvenes militantes. A esa altura, ya había recorrido con algunos compañeros, que se hacían pasar por "abogados" (nos disfrazábamos de adultos), por todas la guarniciones militares, Campo de Mayo, cuarteles de Martelli, Colegio Militar, buscando a nuestros desaparecidos, sin saber aún que ahí funcionaban centros clandestinos.
El horror se hace más vivible, cuando lo enfrentamos con la militancia, la lucha y la esperanza, que la injusticia no es para siempre.
Caí presa en la marcha de Madres el 14 de octubre, en que me hice pasar como prima de Inés Olleros (joven comunista secuestrada, caso piloto de la CIDH para probar el terrorismo de Estado durante la dictadura. AN) en el interrogatorio, previo acuerdo con la mamá de Inés
“Por decisión de Jorge Garrido (fallecido, entonces responsable de Relaciones Políticas de la FJC de la provincia de Buenos Aires. AN), yo empecé a militar en la Liga juvenil de la provincia, al poco tiempo del golpe de estado. En 1975, me agarró la intervención en la UBA, donde militaba y en 1976, empecé la carrera en la Universidad Nacional de Luján.
“Creo que fui con otrxs compañerxs aquel 30 de abril, pero sin duda estuvimos en octubre, cuando la represión fue brutal.
“Éramos no más de 200
“Nos reprimieron con gases y la Policía Montada. Caminaba cerca de la mamá de Inés. Y de repente, ante la represión, empezamos a correr a la deriva. Los milicos, pararon colectivos e hicieron bajar a los pasajeros para llevar detenidos. “Yo corría sin saber hacia dónde, cuando un cura, se levanta la sotana para correr a velocidad y nos grita a todos que no escapemos solos, que subamos juntos a los colectivos.
“Yo dudé en hacerlo, pero insistía que era peligroso correr solos, que no nos separemos y vayamos juntos. Pues subí a uno de los colectivos y nos llevaron, si no me equivoco, a la comisaría segunda
“Este hecho está también registrado en la película "La amiga" con Cipe Lincovsky y Liv Ullman.
“Las mujeres nos concentramos en el patio de la comisaría. Nos sentamos en el piso y empezamos a cantar por la libertad. También estaba Hebe y la mamá de Anita Bianco, May Ponce de Bianco, fundadora de Madres junto a Azucena Villaflor
“Las mujeres grandes fueron interrogadas en primer lugar. Las jóvenes (un puñado), a la madrugada. Nos maltrataron. A mí tres tipos me encerraron en una habitación de la comisaría y me banqué un interrogatorio prolongado y muy duro. Querían saber a qué organización pertenecía.
“En todo el interrogatorio, me hice pasar como maestra (en realidad ya lo era) y como sobrina de la mamá de Inés que había ido a acompañar ‘a mi tía’. No me moví de ese relato. Y finalmente, me largaron al amanecer. Sí, recuerdo, caminar sola, aterrada, sola en la oscuridad…
Caminé con ellas toda la dictadura. Y tuve miedo.
Orgullosa de mi generación, que supo saber en qué vereda caminar.
Los ideales mueven montañas y el mundo.
Sin ellos, la vida es pasajera.

   Al decir de Ailin Bullentini en “Una historia de lucha que se convirtió en símbolo”;

   “En Mirta y Haydée vive la historia sobre el comienzo de la organización de derechos humanos más emblemática de la Argentina. Son las únicas de ese grupo fundador que no solo viven sino que participan activamente de la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo. Mirta tiene 92 años. Camina lento, el mismo ritmo con el que habla y responde correos electrónicos. Su pelo cano se camufla con el pañuelo blanco que lleva el nombre de Ana María Baravalle, secuestrada en agosto de 1976 embarazada de 5 meses. Haydée cuenta 88 años y divide su tiempo entre el cuidado de su marido y “las tareas en Madres”. Cuando se les pregunta por el cuadragésimo aniversario de la organización que fundaron, lo hacen con sorpresa: ‘40 años ya, qué bárbaro’. Un poco porque no se imaginaron nunca que serían Madres de Plaza de Mayo desde aquel 30 de abril de 1977 y para siempre; otro poco porque ‘cuando uno busca un hijo no anda registrando qué hace, cuántas veces lo hace, cuándo lo hace’, apunta Mirta para justificar sus lagunas en términos de fechas concretas. El argumento vale, pero no solo para eso: ‘La ausencia se vuelve eterna y entonces ya no importa si son tres años o cien que buscás y esperás que el abrazo vuelva. Es para siempre”. 

   Para siempre, Madres, Abuelas, el pueblo la abraza.

miércoles, 26 de abril de 2017

Cuatro reflexiones para un renegado

En el Senado, el 19/4: desprecio por los trabajadores
despedidos en Radio Nacional

Jorge Sigal, actual secretario de Medios de la dupla Macri-Lombardi, fue funcionario pago del Partido Comunista desde los 13 años y decidió alejarse a mediados de la década del ’80, decisión respetable, al menos para mí, que lo hice en 1990, aunque por razones muy distintas.

No es un renegado por irse del PC, lo es por pasarse al campo de quienes siempre dijo combatir.

Fue mi amigo, y por mí se hizo periodista, con lo que se ganó la vida en Gente,  luego en ediciones del empresario Sigman, propietario de un laboratorio multinacional y de Capital Intelectual, también con desprecio antikirchnerista y supuesto republicanismo en Radio del Plata, columnas en Perfil y, con irritante precisión marcartista en Clarín, la última para denostar por “estalinistas” a “un puñado de personas con las que compartí momentos de su infancia comunista”, la que en realidad abarcó toda su adolescencia, hasta el filo entre la juventud y  la “madurez”, cronológicamente hablando.

Para dejar las cosas claras, puesto que Sigal no identifica a sus destinatarios pero miente sobre ellos, y luego en mensaje privado pide que “no me escraches con esto”, no revelo ese intercambio con una amiga entrañable, un respeto del que él ya carece hace tiempo, aunque lo reclama.

En cambio, público para que consten en su efímera biografía profesional y de funcionario,  cuatro post publicados en mi muro por Luis Reinaudi y Kuki Randi, y dos que publiqué yo mismo.

1.-

PC: LUIS REINAUDI RESPONDE A JORGE SIGAL
Reinaudi: "Autocriticarse es bueno, saludable, digno.
Renegar no".

Personalmente, ya opiné acerca de Jorge Sigal –actual Secretario de Medios Públicos, mano derecha de Hernán Lombardi en despidos y persecución ideológica-- a quien Clarín otorga ayer, miércoles 21/4/2017, amplio espacio para denostar críticas de sus ex camaradas.
Mucho antes, en 2013, no por casualidad también en Clarín, con motivo de la muerte del genocida Jorge Videla, Jorge Sigal publicó un extenso comentario, pero no para homenajear la lucha de aquellos años de sus ex camaradas que lucharon contra la dictadura, sino para retomar el peor relato acerca de la nefasta posición pública del PC, que coincide con los apologistas del genocidio.
En ese momento le respondió Luis Reinaudi, ya fallecido para nuestro dolor, y secuestrado y torturado en La Perla en 1978, testigo en el juicio que tuvo como principales acusados a los represores Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez por delitos de lesa humanidad, ya que fue defensor de José Cristian Funes, asesinado en un falso intento de fuga el 30 de junio de 1976. 

Aquí el texto de Luis Reinaudi publicado como disimulada “carta de lectores” un 22 de mayo de 2013:

Autocriticarse es bueno, saludable, digno. Renegar no. En Clarín, edición del sábado 18, Jorge Sigal toma como pretexto la muerte de Videla para continuar el ajuste de cuentas con su pasado como militante -y en su momento destacado dirigente- del Partido Comunista. No escribo para polemizar con él acerca de la posición del PC (al que también pertenecí) sobre el golpe del 76 y la dictadura. Con toda seguridad él tenía un acceso más directo a la cúpula partidaria.
Yo era por entonces militante sindical y profesional, como abogado, en Córdoba. Recuerdo, sí, haber compartido con compañeros de actividad una posición crítica sobre la falta de claridad y contundencia en las posiciones públicas de la organización, pero tuve la suerte de no haber recibido jamás un “informe” en el que se calificara al difunto presidiario como democrático. No lo habría soportado.
Sigal se permite atribuir una imagen de ingenuidad, cuando no de cobardía, a los militantes comunistas asesinados, quienes según su calumniosa memoria, habrían muerto “… con la credencial de su partido en la mano tratando de convencer a sus captores de que el PC no tenía nada que ver con los grupos guerrilleros”.
No es ése mi recuerdo. Es cierto que, con genuino derecho, nos permitíamos exponer públicamente nuestra discrepancia con quienes abrazaron la vía armada. No lo es menos que quienes nos calificaban peyorativamente por esa posición, llegado el momento sabían que los abogados comunistas defendíamos a los presos políticos cualquiera fuese su ámbito de actuación.
Pero refulge dolorosamente en mi memoria la imagen de aquellos a quienes no pudimos defender, y como solo, único y suficiente ejemplo me basta el de David Colman, el Gordo, responsable de la autodefensa del PC cordobés, quien resistió hasta la muerte el más siniestro chantaje físico y moral sin suministrar una sola información a sus verdugos. Lo que digo no es retórica: antes de ser asesinado y salvajemente torturado, debió asistir al tormento y muerte de Eva y de Marina. Su mujer y su hija. No sé dónde estaba Sigal entonces, pero cualquiera haya sido su heroico pasaje por ese momento, tengo la certeza de que no legitima su liviano e irrespetuoso presente.

Luis Reinaudi

2.-

RESPUESTA DE KUKI RANDI (24/4/2017)  A NOTA DE SIGAL PUBLICADA EN CLARÍN
 
Lombardi-Sigal: "Vamos a desmantelar este ministerio de Propaganda"
y echar a sus trabajadores.

El secretario de Medios Públicos, Jorge "Bolita" Sigal (brazo derecho del repulsivo funcionario macrista proto-fascista Hernán Lombardi) me respondió en el diario Clarín, en la sección Opinión, al relato que difundí por las redes contando una experiencia sucedida durante la dictadura cívico-militar y que nos involucró a ambos.

"Bolita" Sigal -que trata de enterrar dicho seudónimo- tituló su nota "De tipos indeseables (y ciertas patologías)". En la misma reconoce que compartió conmigo -y otros- su infancia comunista (¿pecado de juventud?). Aclarando además que le he faltado el respeto y he tratado de demostrar su pertenencia al averno...por lo cual se lo debe lapidar.
Miente “Bolita” cuando tergiversa las fechas de nuestra militancia compartida y desconoce el hecho de la cita clandestina a la cual nunca concurrió ni avisó como correspondía a nuestra disciplina militante. Su actitud pusilánime (cagazo), propia de un verdadero traidor, me lleva a recordar a algunos de nuestros héroes como Inés Ollero, Lautaro Hueravillo, Patricia Palacín, Roberto Toranzo entre tantos cientos de comunistas que están clavados en nuestra memoria.
Para no volverme reiterativo sobre el escrito que disparó la respuesta de “Bolita” en el diario de Magneto le digo a este cobarde mercenario que mi límite es la verdad y la justicia. Te sugiero que cambies tus adjetivos cuando planteás que para todo hay un límite, y el mismo del cual no tenés retorno es la traición a los intereses populares y a los 30.000 detenidos desaparecidos que dieron su vida por una sociedad más justa y más humana. Traición ejercida por vos y que la historia, la memoria, la verdad y la justicia reclamarán tu castigo.

Kuki Randi


3.-

DISCULPAS A MIS AMIGOS (muro de FCB 12/2/2017)
Nuevos, y adecuados amigos
Pido disculpas a todos los amigos, o conocidos, a quienes ante sus consultas sobre Jorge Luis Sigal me empeñé en insistir en que era "una buena persona".
Lo hice contra la corriente tanto cuando se alejó de la militancia como cuando cambió radicalmente sus convicciones, pues jamás pensé que pensar como uno o de manera diferente fuera razón suficiente para determinar la calidad de una persona. Conozco grandes seres humanos en las antípodas de mi pensamiento y verdaderos miserables que se llenan la boca acerca de lo "nacional y popular".
No dudé en ese aspecto del Jorge, "Bolita", incluso después de ser nombrado Secretario de Medios de Lombardi/Macri, y estuve convencido que no fue responsable directo por las barbaridades sucedidas en los medios públicos, por lo cual no pocos de mis conocidos me miraban como a un auténtico marciano.
Pues bien, ME EQUIVOQUÈ. Y reitero mis disculpas, por lo menos a quienes pueda haber confundido con mis afirmaciones (Aclaración: este es el resultado de su agresiva e histérica reacción, que a su vez provocó la mía,  al preguntarle si estaba al tanto que el gran periodista Norberto Colominas –que en su momento le dio trabajo—había sido echado de Radio Nacional, sin explicación y mientras intentaba recuperarse de un episodio cardio-respiratorio, intento en que –con profunda angustia—nos lo arrebató la muerte).
Tal vez se explique parcialmente porque lo conozco desde sus 13 años, en el colegio Mariano Moreno, de sus décadas como funcionario pago de la FJC, y porque fui personalmente (pese a su resistencia), quien lo acercó al periodismo, que inició en la revista Aquí y Ahora, que yo dirigía.
Los recuerdos, el afecto surgido en tiempos difíciles, nos juegan malas pasadas.
Pero, ahora, dejo las cosas en claro.

Alberto Nadra

4.-

UNA MAS PARA JORGE SIGAL (muro de FCB el 26/4/2017).
 
Lo sigue matando diariamente...
Pese a los beneficios -de la plata primero (obtenida trabajando por un generoso sueldo para los proyectos editoriales de un ex testaferro del PC que se apropió de muchos, muchísimos, millones de dólares) y del poder después (Secretario de Medios de Lombardi Macri)- estoy convencido que NO es fácil convertirse en una basura consciente.
Por eso Jorge Sigal "mató" al padre, fallecido mucho antes, en su niñez, y un médico entregado a la lucha y la militancia, en un libro donde su ombligo es el protagonista de lo que parecen ser una serie de sesiones con su psicoanalista: “EL DÍA QUE MATÉ A MI PADRE”.
Toda una definición el título. Pero no le alcanza...
La propia existencia de quienes alguna vez luchamos juntos –ni que hablar que sigamos peleando por un mundo mejor-- le resulta dolorosa.
Tiene un pasado que es abismalmente mejor que su presente, y lo tortura.
Sin duda, sigamos o no en el PC, somos sal en esa herida autoinflingida. Ya es un cínico y mentiroso contumaz, pero todavía paga un precio.
Necesita auto justificarse y lo viene haciendo en Radio del Plata, Perfil, Clarín, donde esta semana publicó la nota a la que se hizo mención más arriba.
Por eso anticipo, de hecho lo está haciendo por entregas en esos grandes medios monopólicos, que debe (necesita) dar forma escrita a sus nuevas sesiones con el psicoanalista: "EL DÍA QUE MATÉ A MIS EX-CAMARADAS", a los que asesinaron y a los que todavía vivimos.


Alberto Nadra

Fernando Iglesias: un provocador todo terreno (antipopular)


Sus ex amigos, entre quienes NO me cuento, lo definen con numerosos y desdorosos adjetivos.
Su egolatría, y la promesa del Grupo Clarín de “darle manija” le permitieron en los primeros años del gobierno anterior, cuando todavía no lo habían “instalado” y era un ilustre desconocido, titular un libro “Kirchner y yo”: nada menos.
De entonces vienen tanto sus definiciones provocadoras, antiperonistas, pero sobre todo el profundo desprecio de todo lo "colectivo" y popular.
Desaparecido durante algunos años, el monopolio lo relanza (hasta más de una vez por semana en sus programa diarios, o hasta varias veces en el día) en todos sus canales abiertos, de cable y radio, para que insulte (de eso se trata) parafraseando a Saint Jean “primero a lo K, luego a los tibios, y finalmente a los indiferentes”.
Ahora habla del “Club del helicóptero” golpista, del “Frente Reciclador”, en el estilo con que, en 2009, se presentó ¡ante la Justicia Penal! para denunciar por "usurpación de la Presidencia de la República" a Néstor Kirchner, en "perjuicio" de Cistina Fernández.
La nota cuyo enlace incluyo me surgió en diciembre de ese mismo año en respuesta a un artículo presuntuoso y ridículo que publicó en Crítica (titulado "PUTIN, STALIN Y LOS  KIRCHNER", antes que la vaciara el, todavía, "progresista" Lanata.
Por supuesto nunca fue publicada. Tampoco, esas cosas de algunos amigos de la década ganada, por el entonces ascendente Roberto Caballero, que sí reprodujo la de Iglesias en una revista dedicada a contraponer escritos en debate, que dirigía antes de ser director de Tiempo Argentino.
Va enlace a la nota publicada en este blog. en 2009, bajo el titulo "FERNANDO IGLESIAS, STALIN Y LOS KIRCHNER"
En una descabellada cabalgata que parte en su familia comunista –de quien dice despreciar su olfato político Fernando Iglesias logra, por fin, explicarse y explicarnos, “la fascinación de buena parte de mi familia y de la izquierda argentina por los Kirchner”: afirma, nada menos, que “el kirchnerismo es una encarnación débil del estalinismo con su tradicional carga de populismo, nacionalismo e industrialismo”.
La nota, titulada “Putin, Stalin y los Kirchner” –que publica el 26/2/08 Critica de la Argentina– pese a que acumula una catarata de categorías incomprensibles sin la ayuda de un diccionario especializado, omite pudorosamente que la división entre ideología en un sentido “débil” y otro “fuerte” pertenece a Norberto Bobbio, a quien no cita, por supuesto.
Sobre el final, llega a una conclusión aun más disparatada. En su opinión ese “estalinismo kirchnerista” fundamenta el acercamiento con Rusia que, en lugar de una racional política exterior de relaciones diversificadas y la búsqueda de mercados para nuestros productos en medio de la más formidable crisis económica en un siglo, es la concreción de un “escandaloso intento de hacer de la Argentina un paraíso para el lavado de dinero sucio, en momentos de gran expansión de la mafia rusa”. Un argumento en el que coincide con el lopezreguista y pro ruralista Partido Comunista Revolucionario (PCR), supuesta izquierda que olvida nombrar, quizá porque ella coincide con su furia antiperonista y antikirchnerista.
Esta nueva adquisición de Elisa Carrió como Alfonso Prat Gay, Enrique Olivera, Patricia Bullrich, o María Eugenia Estenssoro, quienes seguro huirán rápidamente de su lado, como tantos otros considera al estalinismo como “la más terrible pesadilla de la historia de la humanidad” cuando, si bien nefasto, incomparable con el nazismo y el fascismo. Su afirmación es bastante insultante para la inteligencia y el sentido común. Pero no extraña, si su jefa espiritual ya ha gastado las más absurdas comparaciones. Calidad institucional, que le dice.
Como nos negamos a descender a semejante nivel, trataremos de que el diputado intente evaluar otras razones por las cuales hombres y mujeres que, como en mi caso, provenimos de la izquierda tradicional, apoyemos, más allá de cuestionamientos concretos y públicos, el proyecto nacional y popular que está en marcha.
Por ejemplo, recordar que de nada sirvió agitar que Alicia Moreau de Justo impulsó el voto femenino  o las leyes sociales Alfredo Palacios y los comunistas, si cuando Eva y Juan Perón las hicieron realidad no estuvimos allí para apoyarlas y defenderlas juntos. Esto nos planteamos cuando un gobierno como el de Kirchner, y ahora Cristina Fernández, impone en la agenda y el debate temas por los que siempre hemos luchado y que, hace apenas unos años, en medio de la orgía menemista, parecían apenas tercas utopías.
Sin duda, Iglesias prefiere abjurar de su familia y de las mejores tradiciones de lucha de la izquierda argentina para optar por repetir y profundizar sus errores como si fueran virtudes. Ahora brega por la refundación de una suerte de Unión Democrática, en lo que –¡oh, casualidad!– coincide con algunos autodenominados “kirchneristas” que pensaron -e insisten que eso hasta es deseable, convencidos de que “agudizar las contradicciones” y “polarizar el enfrentamiento” favorecería la homogeneización del campo popular y aislaría al enemigo de manera contundente.
Por el contrario, ya lo hemos dicho y escrito, nosotros apostamos a impedir que nos vuelvan a dividir con falsas antinomias como entonces fueron Democracia o Fascismo por un lado, y Braden o Perón por el otro.
Trataremos de no cometer, al menos, los mismos errores y trabajaremos para evitar que muchos compañeros, con sobradas muestras de pertenecer al campo nacional y popular, queden otra vez del lado de la antipatria.
No despreciamos como lo hizo casi toda la izquierda y parte del peronismo combativo en los años 60 y 70 la “democracia formal”, tema al que la Presidenta dedicó una frase contundente, e ignorada por Iglesias. Pero tampoco seremos tan ingenuos como para permitir que nos impongan una nueva cruzada contra el autoritarismo, para esconder el debate de fondo acerca de la distribución de la riqueza.
Menos estos supuestos defensores de la República que, en algunos casos, fueron beneficiarios de las dictaduras de turno, como los Blaquier, los Aguado, Macri, Pagani, Pérez Companc o los Miguenz; sus expositores y difusores, como algunos autodenominados periodistas independientes al servicio de Magneto y Mitre; o, incluso, ejecutores del remate y saqueo de los ’90, como Roberto Dromi, Carlos Melconian, Miguel Ángel Broda, Carlos Ruckauf, Ramón Puerta, o Miguel Ángel Toma.
¿Qué lecciones de republicanismo nos puede enseñar esta gente? Tampoco la señora Carrió o Fernando Iglesias quienes –pese a la tragedia del 2001siguen pontificando desde el banquito de los impolutos que los problemas del país son de corrupción y moral, con el mismo libreto que sostuvieron durante la Alianza.
¡Claro que son problemas! Pero no resuelven “El Problema”: el modelo socioeconómico de renta, rapiña, entrega del país y expropiación de los salarios de los trabajadores.
Si el diputado Iglesias quiere debatir acerca de la Constitución debatamos. Si quiere plantear la división de poderes y el papel del Congreso, aquí estamos. Pero también queremos escucharlo reclamar por el cumplimiento de artículo 14 bis de la Constitución.
La izquierda antiimperialista y popular está aquí para debatir si ofrecen un mejor rumbo que el actual.
Pero discutamos cómo se cumple toda la Constitución: la salud para todos, la educación para todos, la vivienda para todos, el trabajo y el salario digno para todos, la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas, cuya sola mención acaba de escandalizar al establishment.
A ver si estos demócratas quieren discutir estos derechos garantizados por la Constitución.
Nosotros sí.