domingo, 20 de marzo de 2011

Darse dique


Seguimos con nuestra selección dominical de Tres mil historias de frases y palabras que decimos a cada rato, de Héctor Zimmerman, Editorial Aguilar.

Cuando una persona hace ostentación de algo o se da una importancia exagerada decimos que se da dique. La expresión nada tiene que ver con dique alguno (palabra que viene de Holanda, país experto en ponerle barreras al agua). El dique de nuestro dicho surgió por alteración y posterior inversión del término gitano diquelar –que la Academia registra--, la que, al igual que dicar, en jerga de los zíngaros quiere decir ver o darse cuenta. Diquelar fue mal interpretada por los porteños, quienes la oyeron como diquedar. De Diquedear o dar dique no había más que un paso que los habitantes dieron muy pronto. A fines del siglo pasado dar dique se aplicaba en lunfardo a una estafa que consistía en dejar un objeto en venta para cambiarlo rápidamente sin que el sujeto lo advirtiera. La idea de falsa apariencia dio lugar a la de exhibir, hacerse ver, que el dicho expresa hoy. Vanidad de vanidades. No existe obra hidráulica capaz de oponerse al afán de darse dique.

1 comentario:

  1. Buenisimo sr. Alberto, me encantó su explicación de la expresión Dar Dique!! Gracias!!

    ResponderEliminar