lunes, 5 de diciembre de 2016

Este señor es un canalla...


 ESTE SEÑOR, CEFERINO REATO,  ES UN CANALLA, podría decir un observador imparcial, sin dudas y con autoridad, ante sus dichos y observando el declive manifiesto de su trayectoria en la última década, aun desde los bajos niveles que ostentaba cuando aún era periodista de Clarín.

   Dicho de otra manera, ES UNA CANALLADA decir que “FIDEL CASTRO APOYO A LA DICTADURA DE VIDELA” es una canallada, aunque sea mediante argumentos entre falaces y superficiales.

   De paso, la definición tambièn le cabe a ciertos trogloditas de una supuesta izquierda, e incluso a un gran poeta argentino y un mediocre –pero publicitado—periodista, de pobre pluma y gran aporte de los “papers” que suelen manejar los servicios de inteligencia, que han deslizado la misma tesis más de una vez en el muy progresista Página/12, y mucho antes de su actual cambio de dueño.

   JAMAS CUBA APOYO A LA DICTADURA DE VIDELA.

   REATO dice superficialmente que como James Carter tomó la bandera de los Derechos Humanos, principalmente contra los países socialistas, y Cuba, como parte de ellos “Al defender a Videla, Castro se estaba defendiendo a sí mismo”.

    Lo que no dice, y es difícil pensar que no lo sabe, es cómo actuaba este “ofensiva por los Derechos Humanos” de EE UU.

  Cuando EE.UU-Carter avalaba un proyecto ante la ONU y otros organismos internacionales acerca de Argentina, venia siempre “en bloque” con la condena a Cuba, a la Unión Soviética y otros países sociales. O o en realidad a la inversa: para condenar a los países socialistas, ubicaba en los proyectos de resolución algunos países como Argentina, Guatemala u Honduras, directamente incalificables, y a los que paralelamente seguía brindando asistencia encubierta, o no.

  ¿Debía Cuba y los países socialistas hacerle juego al proceso corrosivo contra el socialismo, y condenarse a sí mismo? Que Reato cite UN SOLO CASO en que Cuba negó apoyo a una condena a la violación de los Derechos Humanos en la Argentina y otras dictaduras latinoamericanas, que no incluyera a los países socialistas.

   No puede. Pero no vacila en mentir impunemente. Así de sencillo.

   CUBA ESTUVO SIEMPRE EN LA MIRA DE LA DICTADURA.

   Es más, durante la dictadura –lo que me consta pues fui jefe de Redacción de la corresponsalía de Prensa Latina en Buenos Aires entre 1976 y 1982,  las amenazas y la confrontación fueron constantes.

   Pero no fueron solo amenazas. EL EMBAJADOR EMILIO ARAGONÉS NAVARRO, Comandante del Ejército Rebelde durante el proceso revolucionario, y representante de Cuba en la Argentina desde el restablecimiento de relaciones durante el gobierno de Cámpora, FUE VÍCTIMA DE UN INTENTO DE ASESINATO, poco antes del Golpe.

   El 3 de agosto de 1976,  FUERON SECUESTRADOS LOS MILITANTES DEL PC argentino María Rosa Cancere y Ricardo Manuel González,  que realizaban trabajos de limpieza y mantenimiento en la Embajada de Cuba, Virrey del Pino 1810.

   El 9 de agosto de 1976 SECUESTRAN EN BUENOS AIRES A DOS JÓVENES DIPLOMÁTICOS CUBANOS, Crescencio Nicomedes Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias, de quienes mucho más adelante supimos murieron torturados en el Centro Clandestino de Detención (CCD) Automotores Orletti, y base de tortura del Plan Cóndor, y recién en 2012 y 2013, casi 37 años después,  sus cuerpos fueron hallados  en un barril relleno de cemento en Virreyes, frente el aeródromo de San Fernando,  e identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

  Cuba reclamó con toda energía, redoblada cuando la Cancillería de la dictadura  “informó”, con la metodología y el cinismo habitual, que LOS DIPLOMÁTICOS HABÍA “DESERTADO PARA BUSCAR LA LIBERTAD”. El periodista estadounidense John Dinges, reveló que el agente de la CIA, Michael Townley, y el cubano-estadounidense Guillermo Novo Sampoll viajaron a la Argentina para interrogar a Cejas Arias y Galañena Hernández. “Ellos cooperaron en la tortura y el asesinato de los dos diplomáticos cubanos”, declaró ante la jueza María Servini de Cubría el represor Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la DINA, la policía secreta pinochetista. Townley fue el autor del asesinato en 1976 en Washington de Orlado Letelier, canciller de Salvador Allende,

    En noviembre de 1976 SECUESTRAN A VARIOS COMUNISTAS QUE TRABAJABAN EN LA REPRESENTACIÓN COMERCIAL DE CUBA EN LA ARGENTINA. Luego de pasar por los CCD, pocos de ellos aparecen con vida, entre ellos Claudia Gorban, miembro de una familia casi legendaria de militantes de Banfield.


   Pese a toda esta evidencia,  REATO escribe sin pudor,  es un cultor de la definición de que “la cifra oficial son 6.348 desaparecidos”, por la que lo mima un programa televisivo, editoriales y diarios,  y  no vacila en autodenominarse periodista, y “de investigación”, para vergüenza de los que lo son.

2 comentarios:

  1. Compañero Nadra, conocí a Claudia Gorban y a otros camaradas de la Fede en una Escuela Provincial que se llevó a cabo en el verano del 76 en Avellaneda. ¿Sabe quienes fueron los otros compañeros secuestrados junto a Claudia y si siguen desaparecidos? Un fuerte abrazo.

    Daniel Melluso
    Presidente del C. Est. Cs. Exactas UNLP 1975-76

    ResponderEliminar