domingo, 15 de marzo de 2015

Un día triste para el campo nacional y popular

La decisión puede significar el divorcio definitivo de la UCR y
el movimiento nacional y popular

Eso significa la entrega de la UCR al proyecto antipopular del PRO, decidido por mayoría, rechazado con abierta indignación y fuerte resistencia de la juventud y lo mejor del partido, en la noche del sábado.

Siempre los movimientos nacionales y populares, y su eslabón más débil, el instrumento electoral que utilizan, han sido cercados para cooptarlos por el establishment y la derecha.

Sucedió co
n el radicalismo, en su desencuentro trágico con el pueblo en 1945, o su coqueteo con los golpes militares; sucedió con el peronismo ante la proscripción de Perón, o la "expectativa esperanzada" de los burócratas ante el Onganiato, mientras el pueblo peronista desarrollaba y combatía desde la Resistencia y jalones de lucha como la CGT de los Argentinos.

La UCR ha caído de nuevo en la trampa, llevado de la mano por la misma derecha que abandonó a Yrigoyen frente al golpe del 30, la que comandó la Unión Democrática, y la que combatió abiertamente todo medida de corte popular y antimperialista de Raúl Alfonsín, para finalmente apoyar el golpe de mercado que lo obligó a dejar el gobierno. 



Como señalara el escritor y periodista Roberto Mero, “El PRO no es un partido sino una empresa que es, justamente, lo contrario de una organización partidaria. Un partido, términos del siglo XX, es una formación político-social basada en una ideología, que difunde un programa y que elige a las personalidades capaces de difundir la primera y aplicar la segunda. El PRO es una empresa con una estructura corporativa de tipo holding, sin otra ideología que el beneficio de cada corporación y cuyo programa son los dividendos de cada grupo integrante de la corporación. El holding corporativo tiene un líder, elegido por un grupo gerencial donde el único desacuerdo es como obtener más partes del mercado. y ganar así puesto de dirección en la estructura gerencial. En la fase de concentración de la empresa-PRO, las alianzas pasan por la cooptación de los grupos menores del holding para absorberlos. No a una ideología ni a un programa, sino a sus estructuras de gerenciación. Sarkozy trato de aplicar la logica del holding y partido empresa y fracaso. Pineira hizo lo mismo y fracaso y otro tanto le ocurre a Rajoy. La Merkel hizo otro tanto y termino cediendo al SPD (socialdemócrata) alemán, para evitar el derrumbe del conjunto del holding. La dirección de la UCR busca puestos en la dirección corporativa del holding-PRO que dirige Macri, creyendo que lo que se juegan son puntos en la Bolsa: esto explica la confesión de Sanz hablando de beneficios e instalación de la UCR. En esta sociedad la UCR ofrece al holding su línea de distribución, persuadida que el hecho de tener llegada al consumidor-elector barre el incierto de la venta (es decir, el consumo del producto por parte de los clientes). En los hechos, retrasan de un siglo al sostener la idea de un mercado cautivo, que no solo no existe sino que es antinómico con la libertad de elección (del votante-cliente) que buscan propagandizar”.

Un acuerdo con la derecha descarnada de la Argentina, representada por Mauricio Macri, golpea fuertemente a los radicales que siguen las tradiciones de Yrigoyen y Raùl Alfonsìn, le da fuerza y animo para INTENTAR enfrentar las conquistas del proyecto nacional y popular, y puede significar el divorcio definitivo de la UCR y el movimiento nacional y popular. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario