jueves, 4 de octubre de 2012

Demarchi o La Isla del Tesoro

La mayoría de los porteños desconocían hasta hace poco la existencia de una isla próxima al centro de su ciudad. El descubrimiento llego de la mano del anuncio presidencial del proyecto de un polo audiovisual en la portuaria Demarchi . Como en un film hollywoodense, los efectos especiales de la presentación, que pusieron el énfasis en el necesario y loable apoyo a la actividad cinematográfica, ocultaron su lado oscuro , se trata de una nueva operación de desposesión de tierra publica, dando curso a un nuevo emprendimiento inmobiliario que aprovechara su privilegiada ubicación con frente al Rio de la Plata. 

La isla del tesoro tiene doce hectáreas, donde se planea construir torres de vivienda y oficinas premium a un costo mínimo de 3.000 dólares el m2. La ONABE, Agencia de Administración de Bienes del Estado, le cederá el predio al Anses, que creara una sociedad anónima, cuyas acciones serán paulatinamente cedidas a empresas privadas que se harán cargo de materializar el proyecto. Solo el 20 %, un paquete minoritario, quedara en manos del Estado. El modelo no difiere demasiado del utilizado por el gobierno de Grosso en la creación de la Corporación Puerto Madero.

A quienes se dirige la tentadora oferta? Los elegidos son IRSA y Consultatio, principales operadores de bienes raíces del pais .IRSA ya es socia del Estado, como miembro mayoritario del directorio del BHN.SA, administrador fiduciario del Procrear. Es también dueña de los principales shoping, edificios corporativos, hoteles cinco estrellas y varios emprendimientos como las torres Horizons en Vicente Lopez. La empresa dirigida por Eduardo. Elsztain, posee próxima a la isla, la ex ciudad deportiva, que compro en 1997 a 50 millones de pesos, para desarrollar la maga obra Solares de Santa Maria, un emprendimiento de similares características al propuesto, en Demarchi pero sobre un terreno de 70 hectáreas . Se aseguraría la propiedad de un frente continuo de rasgos excepcionales que no tiene precedente en el país

Consultatio pertenece a Eduardo Constantini, conocido por ser el dueño del museo MALBA que alberga su colección privada de arte americano y sobre todo por Nordelta, el mayor complejo de barrios cerrados, situado en la zona norte en el partido de Tigre. Sobre una superficie de 1.600 hectareas contiene 10 barrios y 500 condominios, con todo el equipamiento necesario para asegurar el consumo de sus 50.000 habitantes. La homogénea ciudad de los rubios, tiene casi la misma dimensión que el total de los 86 los lotes que en todo el país puso el Estado a disposición de la segunda etapa del Procrear. La diferencia está en el factor de ocupación. Mientras que en el plan nacional prevé vivienda para 200.000 familias, en la ciudad pueblo de Constantini solo vive el 5 % de esa cantidad, menos de 10.000 familias.

Ambas empresas tuvieron su despegue en los 80 y 90, en pleno auge neoliberal, en base a especulación con divisas y bienes, Constantini agente bursátil representante de capitales suizos y escandinavos y Elsztain como partner de George Soros, el financista poseedor una de las diez fortunas mas grandes del mundo, a quien el dueño de IRSA, según sus palabras, le hizo ganar en su paso golondrina por la Argentina, mas de 500 millones dólares.

Estos socios, a quien la señora presidenta apuesta integrar, también tienen su negocios con el gobierno de Mauricio Macri, que en subasta privatizo los últimos tres terrenos públicos que quedaban en la zona de Catalinas, para Consultatio por la suma de 46 millones de dólares, otro para IRSA, el tercero para el banco Macro, en ellos se construirán skyline de 40 pisos de oficinas.

A pesar de la magnitud del predio afectado , solo trascendió una mínima polémica sobre quien tiene el patrimonio de adjudicarse la paternidad de hacer un polo audiovisual, la nación o la ciudad, obviando toda referencia al nuevo despojo de tierra pública. Para la isla Demarchi la única opción no debe ser un nuevo negocio para las corporaciones .En el 2009 la propia presidenta inauguro allí una escuela, destacando el compromiso con la reactivación ferro portuaria y de vías navegables. Cuando se anunció el Procrear, en un solo distrito el Estado no aporto lotes para el proyecto, la CABA, pocos meses después aparece un predio de 12 hectáreas en una inmejorable ubicación para un proyecto cinco estrellas.

El mercado sigue definiendo el patrón de segregación espacial de la ciudad, decide y asigna los segmentos conforme a su lógica social y espacial. Para los inversores top , la vista al Rio de la Plata, para los más pobres el contaminado Riachuelo. Los barrios congelados como maquetas o gigantografias en 3D, sin vinculo con el tejido social , mayormente deshabitados, siguen extendiéndose, Puerto Madero se prolongara hacia la Boca, en el llamado dique cero, dibujando una panorámica postal con perfil edilicio “ steel and glass”.

El rio, donde hace no mucho se recreaba una parte importante del pueblo, se ha convertido en belleza escénica para pocos privilegiados, que además no lo usan, pues prefieren el seguro refugio de sus amenities en el condominio cerrado. La costa norte se volvió costanera, cortada por el aeroparque y el complejo costa Salguero y la costa sur fue capturada por el relleno fruto de las demoliciones del intendente de la dictadura, el brigadier Cacciatore y el posterior sector de Puerto Madero

El proyecto Isla Demarchi vuelve a poner en cuestión que tipo de ciudad produce el negocio inmobiliario y como se la configura con políticas urbanas que no han variado en décadas. Sigue primando pensar lo público desde lo privado, el espacio común es solo un área residual, difícil de controlar y costoso de administrar, una apetecible porción a transformar en mercancía. La lógica de la puesta en valor de un sector, no supone mejor calidad de vida para los habitantes de la ciudad, particularmente para quienes más lo necesitan, encierra la búsqueda de apreciación especulativa de los bienes raíces incluidos en el área de influencia.

La escasez de suelo urbano en las áreas centrales de las metrópolis como Buenos Aires, concentra el interés del capital globalizado que frente como parte de su actual modo de acumulación y ante la caída de las tasas de ganancia en otras áreas, busca refugio en bienes no renovables, insustituibles.

Históricamente la vía para “fabricar” tierra urbana negociable ha sido la des-ruralizacion, ganarle territorio al rio y privatizar espacio público. Con distintas intensidades esta mecánica se sigue aplicando con los peores resultados para la comunidad. Cada pliegue de la costa puede ser lugar propicio para volcar escombros, una chacra rápidamente deviene en country y el espacio público es escaneado exhaustivamente para hallar su perfil rentable, asi emergió la isla Demarchi, aunque no es el único objetivo , la ciudad tiene aún mucha tierra no privatizada, el problema, la línea de tensión , como lo señalan sin eufemismos funcionarios del gobierno de Macri, es que están ocupadas, no son barrios donde viven miles de familias, para ellos, las villas son solo tierras ocupadas. Por eso no se aplica la ley 148 de urbanización de villas y asentamientos, en su visión no hay nada más que “ lex mercatoria”. (Silvio Schachter)

No hay comentarios:

Publicar un comentario